20160810

Busca en tu interior



Había una vez, en algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, melocotoneros, ciruelos, almendros, perales y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos. 


Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. 

El pobre tenía un problema: "No sabía quién era." 

Lo que le faltaba era concentración, le decía el manzano, si realmente lo intentas, podrás tener sabrosas manzanas. "¿Ves que fácil es?" 

No lo escuches, exigía el rosal. Es más sencillo tener rosas y "¿Ves que bellas son?" 

Y el árbol desesperado, intentaba todo lo que le sugerían, y como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado. 

Un día llegó hasta el jardín el búho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, exclamó: - No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo de muchísimos seres sobre la tierra. Yo te daré la solución: "No dediques tu vida a ser como los demás quieran que seas... Sé tu mismo, conócete, y para lograrlo, escucha tu voz interior." 

Y dicho esto, el búho desapareció. 

¿Mi voz interior...? ¿Ser yo mismo...? 

¿Conocerme...? Se preguntaba el árbol desesperado, cuándo de pronto, comprendió... 

Y cerrando los ojos y los oídos, abrió el corazón, y por fin pudo escuchar su voz interior diciéndole: "Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. 

Eres un roble, y tu destino es crecer grande y majestuoso. Dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje... Tienes una misión "Cúmplela". 

Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo cual estaba destinado. 

Así, pronto llenó su espacio y fue admirado y respetado por todos. 

Y sólo entonces el jardín fue completamente feliz. 

Yo me pregunto al ver a mí alrededor, ¿Cuántos serán robles que no se permiten a sí mismos crecer? 

¿Cuántos serán rosales que por miedo al reto, sólo dan espinas? 

¿Cuántos naranjos que no saben florecer? 

En la vida, todos tenemos un destino que cumplir, un espacio que llenar... 




* * * 

Mis Curiosidades

¿QUÉ ES EL NÚMERO QUE ESTÁ DEBAJO DE LAS BOTELLAS DE PLÁSTICO?

Las botellas y los envases de plástico tienen por debajo un número específico: indica la cantidad de veces que se puede reutilizar el envase. En efecto, a pesar de que es un número que se escapa a la vista de la mayoría, en realidad es muy importante para la seguridad y la salud de los que utilizan estas botellas. Específicamente, también indica el tipo de material con el que está hecho el envase.


Así que las botellas que tienen el número 01 son las que están hechas en tereftalato de polietileno (también conocido como Arnite) y se utilizan para el champú, pero también para el agua y para las bebidas en general; las botellas que tienen el número 02 son las compuestas de polietileno de alta densidad y se utilizan para el yogur y para los detergentes; las botellas y los contenedores que tienen el número 03 son los compuestos de cloruro de polivinilo y se utilizan para los alimentos en general. Las botellas y los contenedores que tienen el número 04 son las compuestas de polietileno de baja densidad y se utilizan para los alimentos congelados; las botellas que tienen el número 05 son las formadas en polipropileno y se utilizan para la salsa de tomate y otras salsas; las botellas que tienen el número 06 son aquellas en poliestireno, un material que también se utiliza para los vasos de papel. Las botellas que tienen el número 07, por último, son las que están formadas de plástico de todos los demás tipos.



Merece la pena recordar que, en conclusión, este pequeño número indica el número de veces que las botellas se pueden volver a utilizar antes de que comiencen a emitir o liberar sustancias que podrían ser nocivas para el cuerpo humano, por lo que es bueno prestarle en cada oportunidad la máxima atención.


Mis frases preferibles 

"Cuando dices que es difícil, significa que no eres lo suficientemente fuerte como para luchar por ello"
                                                                                       -Desconocido-

©Pläcentin☼Es  äma® 

20160709

Huerto y jardín - Plagas 1





Para conseguir exterminar las plagas es importante que intentes usar lo mínimo posible los productos químicos ya que a la larga resultarán dañinos, por eso te damos algunas indicaciones útiles y naturales, pero no olvides que lo más inteligente es prevenir antes que curar.




Hay jabones potásicos para limpiar las plantas. Con este jabón puedes eliminar algunas de las enfermedades más frecuentes.


Aquí te dejo unos cuantos de remedios ecológicos que podemos usar en agricultura ecológica para el control de plagas:


– Infusión o maceración de tomatera para los pulgones.
Tan solo necesitas 500 gramos de las hojas y tallos de las tomateras. Los cortas en trozos de unos 5 cm de largo y los echas en el cubo o recipiente de plástico duro u otro material que resista bien el agua hirviendo. A continuación añades agua hirviendo, tapamos parcialmente y dejamos reposar en un lugar oscuro y fresco durante 24 horas.

Cuela y echa en un bote con pulverizador para aplicarlo sobre las plantas que tengan plaga de pulgón. Aplicar durante 5 a 7 días dos veces por día: a primera hora de la mañana y a última de la tarde.

– Agua para la plaga de ácaro y pulgón
En el caso del pulgón, sólo tienes que echar agua muy muy fría en un bote con pulverizador y pulverizar a los pulgones con ella. Este sencillo remedio es muy efectivo para deshacerse del pulgón, eso sí, recuerda que el agua debe estar gélida.

Para los ácaros, también es efectivo este remedio, ya que, no les gusta nada la humedad. Pulveriza las plantas donde hay plaga de ácaros varias veces al día y en pocos días los ácaros se habrán marchado.

– Ajo para pulgones, hongos, nematodos y ácaros.
Necesitas una cabeza de ajo entera que pondremos en 2 litros de agua hirviendo. No hace falta que peles los ajos aunque sí se recomienda machacarlos. Tapa el recipiente y deja macerar durante 8 a 12 horas.

Después colamos y pulverizamos con esta solución las plantas con plagas, dos veces al día durante una semana.

También podemos enterrar dientes de ajo alrededor de las plantas que queremos proteger para alejar a los pulgones

– Ajenjo para ácaros, cochinillas, hormigas y pulgones.
Necesitas una cucharada de ajenjo seco (una cucharada colmada) o 200 gramos de ajenjo fresco al que añadimos 1 litro de agua muy caliente. Tapa parcialmente el recipiente y deja macerar 48 horas.

Transcurrido ese tiempo cuela y pulveriza las plantas con plaga dos días seguidos dos veces cada día, una por la mañana a primera hora y otra a última hora de la tarde. Si fuera necesario aplicarlo más veces, deja otros dos días de descanso entre aplicación y aplicación.

– Alcohol de 96º para cochinilla
Este remedio puede ser estupendo para plagas poco numerosas de cochinillas, porque requiere de paciencia.

Necesitas alcohol de farmacia de 96º y un bastoncillo o algodoncillo. Imprégnalo con alcohol y pásalo por cada cochinilla. Puede llevar su tiempo (si la plaga es numerosa) pero es muy efectivo y selectivo, ya que, no afecta a insectos beneficiosos del huerto.

– Bicarbonato para hongos: oídio y mildiu.
Si han aparecido hongos en tus plantas como el oídio o el mildiu, no te preocupes que hay una solución ecológica y muy barata para eliminarlos.

Necesitas 2 litros de agua y una cucharada de bicarbonato. Mezcla bien y pulveriza sobre las plantas afectadas. Para amplificar el efecto y si la enfermedad está muy avanzada, puedes añadir una cucharadita de jabón neutro.

Pulveriza una vez al día durante 4 días seguidos. Deja descansar 2 días y aplica de nuevo si fuera necesario.

– Ceniza para plagas de caracoles y babosas o limacos
Las plagas de caracoles y babosas pueden ser devastadoras, tienen un apetito feroz y son capaces de provocar grandes daños en huertos y jardines.

Uno de los remedios ecológicos que podemos usar en el caso de estas plagas es la ceniza. Con la ceniza logramos detener su avance.

Sólo tienes que aplicar la ceniza sobre la tierra y alrededor de las plantas que quieres proteger. Si llueve o si riegas habrá que repetir la operación.

– Albahaca para plagas de pulgón, polillas, gusanos, mosquitos, moscas o ácaros
Machaca 500g de hojas frescas de albahaca (usa sólo 250g si utilizas hojas secas) y añade 2.5 litros de agua caliente. Tapa el recipiente parcialmente y deja macerar durante 72 horas.

Después de este tiempo colamos y pulverizamos las plantas afectadas con él. Repite dos veces al día durante 4 días. Deja descansar una semana y aplica durante otros 4 días dos veces al día si la plaga persistiera.

– Laurel para plagas de gorgojos, pulgón, hormigas y mosquitos
Para este tipo de plagas necesitas 150 g de hojas frescas de laurel o bien 80 gramos de hojas secas. Ponlas en un recipiente y añade 5 litros de agua caliente. Tápalo (pero no del todo) y déjalo macerar durante 24 horas.

Después filtramos y aplicamos mediante un pulverizador dos veces al día durante 3 días. Dejamos descansar otros 3 días y volvemos a repetir si fuera necesario.

– Cola de caballo para pulgón, mosca blanca y hongos.
Pon 100 gramos de cola de caballo cortada en porciones de no más de 5 cm en un recipiente y añade 3 litros de agua caliente. Tapa parcialmente y deja macerar durante 24 horas.

Filtra y pulveriza sobre las zonas afectadas dos veces al día. Repite durante 4 días seguidos.

– Copete o tagetes para plagas de mosca blanca, chinches, hormigas, pulgones, gusanos y hongos.
Machaca 200 gramos de hoja fresca de copete y añade 3 litros de agua caliente. Deja macerar durante 24 horas en un lugar oscuro y fresco. Después filtramos y pulverizamos sobre las plantas que deseas tratar.

Aplica una vez al día durante 4 días seguidos. Deja descansar 3 días y repite el tratamiento en caso de que sea necesario.

– Cebolla para pulgón, mosca de la zanahoria y hongos como mildiu y roya
Necesitas 250 gramos de cebollas machacadas, no es necesario retirar la piel o cáscara. Añade 3 litros de agua hirviendo. Tapamos un poco el recipiente y lo dejamos macerando durante 24 horas en un lugar fresco y oscuro.

Cuela y guarda en un recipiente con pulverizador para aplicarlo sobre las zonas a tratar. Pulverizaremos dos veces al día durante 4 días seguidos.

– Cáscaras o pieles de naranja para plagas de babosas o limacos y caracoles.
Otro remedio ecológico que podemos utilizar cuando tenemos una plaga de caracoles y de babosas en nuestro huerto o jardín son las cáscaras de naranja.

Sólo tienes que colocar trozos grandes de la piel de naranja con la parte blanquecina mirando para abajo, así se forma un refugio al que las babosas y caracoles acudirán. Cológcalas en sitios húmedos y oscuros y por las mañanas revísalos para retirarlos.

– Neem o nim para plagas de trips, mosca blanca, minadores, araña roja, orugas y nematodos.
Se maceran 100 gramos de hojas frescas ó 50 gramos de hojas secas en 3 litros de agua durante 8 horas en un recipiente que esté casi tapado. Déjalo en un lugar donde no reciba la luz y esté fresco.

Después de 8 horas filtramos y pulverizamos sobre las zonas con plagas dos veces al día, una por la mañana a primera hora y la siguiente se hace a última hora de la tarde. Usa durante 4 días seguidos y después se espera 5 días para volver a repetir en caso de que fuera necesario.

– Ortiga para plaga de mosca blanca, ácaros y pulgón
La ortiga, además de combatir algunas plantas tiene el gran beneficio de que fortalece las plantas. Necesitas 250 gramos de hojas frescas de ortiga u 100 g de hojas secas. Machácalas un poco y añade 2 litros de agua hirviendo. Lo mantenemos en un lugar fresco y oscuro durante 24 horas.

Cuela y aplica dos veces al día durante un máximo de una semana. Repite si fuera necesario pero deja 4 días de descanso entre tratamiento y tratamiento.

– Canela para hongos
La canela es un remedio ecológico muy efectivo para combatir enfermedades provocadas por hongos debido a su efecto antifungicida.

Sólo tienes que espolvorear la canela sobre el sustrato y evitar regar en exceso, eso sí, procura usar el riego por goteo a la hora de regar porque así se evita que los hongos vuelvan a aparecer.

– Aceite vegetal para plaga de cochinillaPuedes usar aceite de girasol, oliva, etc. para aplicar en caso de las plagas de cochinilla.

Vamos a aplicar el aceite con un pequeño pincel o con un bastoncillo bien empapado sobre cada cochinilla.

– Orégano para hongos y plagas de cochinilla
Toma 100 gramos de hojas de orégano fresco u 80 gramos de hojas secas, machácalas ligeramente y añade 3 litros de agua hirviendo.

Deja macerar 12 horas y después lo colamos. Aplica dos veces al día pulverizando sobre las zonas afectadas. Repite durante 4 días seguidos y deja descansar 2 días antes de volver a aplicar en caso de ser necesario.

Cultivar el orégano en el huerto o jardín otorga protección a las plantas ante las plagas en general.

– Valeriana para plagas de gorgojo
Además de ser muy útil para fortalecer el estado general de la planta y de protegerlas de las heladas, también favorece la floración y la formación de los frutos.

Pon 100 gramos de hojas de valeriana fresca o 50 de hoja seca en un recipiente y añade 1.5 litros de agua hirviendo. Dejamos reposar durante 24 horas y después lo colamos.

Aplica pulverizando las plantas afectadas dos veces al día durante 3 días. Deja reposar otros 2 días antes de volver a repetir el tratamiento.

– Consuelda para fortalecer las plantasEsta planta tiene la capacidad de aumentar la resistencia de las plantas ante plagas y enfermedades.

Prepara una infusión con 50 gramos de planta seca o 100 g de planta fresca. Añade 2 litros de agua hirviendo y déjalo reposar durante 6 horas.

Después se cuela y se añade al agua de riego a partes iguales.

– Cáscaras de huevo para plagas de caracoles y babosas o limacos.
Reutiliza las cáscaras de los huevos para combatir las plagas de caracoles y limacos. Sólo hay que triturarlas en pequeños trozos y colocarlas alrededor del tallo de las plantas, dejando unos 10 cm de separación.

– Tanaceto para las plagas de hormigas, pulgones, nematodos, cochinillas, gusanos, orugas, polillas y piojos.
Este remedio casero para plagas se prepara machacando 100 gramos de hojas frescas y se dejan macerar en 3 litros de agua durante 8 horas. Se cuela y se mezcla con otros 2 litros de agua.

Se aplica dos veces al día durante 4 días seguidos.

– Cerveza para plagas de limacos o babosas y caracoles
Coloca llena de cerveza pequeños cuencos o boles que se deben colocar en sitios oscuros y húmedos de tu huerto y jardín, que son lugares en los que a las babosas y los caracoles les gusta refugiarse.

Revísalos cada mañana

– Ruda para plagas de mosca blanca.
Prepara una infusión con 200 g de hojas frescas de ruda o 100 g de hojas secas. Deja reposar durante 4 horas y después lo cuelas.

Aplica pulverizando las zonas donde está la plaga y repite una vez al día durante 4 días seguidos.

– Capuchina para plaga de pulgón, caracoles y hormigas.
Con 100 gramos de hojas frescas de capuchina o 50 de hojas secas hacemos un macerado añadiendo 2 litros de agua. Lo dejamos reposar durante 24 horas en un lugar oscuro y fresco.

Después lo colamos y lo aplicamos pulverizando sobres las plantas que lo necesiten. Repite una vez al día durante 5 días seguidos.

– Las mariquitas o vaquitas, avispas y pájaros insectívoros, entre otros, son nuestros aliados a la hora de prevenir todo tipo de plagas en jardines y huertos.




* * * 

Mis frases

"Si te das con aceite de oliva virgen extra, hueles a aceite de oliva virgen extra, pero también ...sabes"
                                                                                                              -PläcentinoEs-
Mis frases preferibles: 

“Cuando se siembra una semilla de bambú japonés, hay que regarla y abonarla constantemente. Durante los primeros meses, no sucede nada apreciable. En realidad, no pasa nada con la semilla durante los 7 primeros años, a tal punto que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas estériles. Sin embargo durante el 7º año, en un periodo de sólo 6 semanas, la planta de bambú crece más de 30 metros. ¿Tarda sólo 6 semanas en crecer? No, en realidad, se toma 7 años para crecer y 6 semanas para desarrollarse. Durante los primeros años de aparente inactividad, este bambú genera un complejo sistema de raíces que le permiten sostener el crecimiento que vendrá después.”



                                                                                              -Leyenda del bambú japonés. Autor desconocido-


äma®                                                 ©Pläcentin☼Es